miércoles, 18 de mayo de 2016

Passejada per la Barcelona Postal.



El pasado sábado, un pequeño grupo de curiosos entusiastas de la historia de Barcelona participamos en la ruta organizada por Antonio Aguilar (geógrafo e investigador de la historia de Correos), experto en el tema debido a la investigación emprendida a raíz de su tesis doctoral "Desarrollo y extensión territorial de la red postal en Catalunya (1714-1936)".

El recorrido historico recibe el nombre de "La Barcelona postal, siete siglos del correo en la ciudad", durante  unas horas caminamos por los rincones de la ciudad en un agradable paseo matinal (con la interesante información de nuestro guía se hizo corto) durante el trayecto fuimos descubriendo los distintos emplazamientos donde ha tenido la sede el correo de nuestra ciudad en las diferentes épocas.



Carrer de Sant Pere Mitjà, al casc antic, una placa recorda l'última casa de postes de Barcelona.



El Hostal de la Bona Sort


La historia del correo tiene el vestigio más antiguo en Barcelona a la capilla construida por Bernat Marcús en el siglo XII en la calle Carders. El símbolo de la cofradía era un jinete a caballo tocando una corneta. Los carteros (denominados postillones) la tocaban para avisar de su llegada a las poblaciones. En el Centro de Conservación y Restauración del Museo de Historia de Barcelona se conserva la imagen grabada en el respaldo de un banco de madera que se hallaba en el interior de la capilla.


La capella d'en Marcús (la Mare de Déu de la Guia).



 Fue todo un privilegio poder acceder al interior de la cripta.


Cuando sonaba la corneta de un jinete los mozos de cuadras de la posta sacaban inmediatamente la montura de refresco para el relevo del correo. En el siglo XIV albergó la primera cofradía europea de correos, un gremio que tenía su punto de encuentro bajo la luz de las velas en la cripta de la capilla Marcús, de la calle de Carders. "Eso lo convierte en el edificio más antiguo vinculado a correos de Occidente."

Ante las puertas de esta capilla se paraban los que salían o entraban de la ciudad para pedir la protección o para dar gracias a la Virgen de la Guía y obtener su protección durante el viaje. La capilla tuvo al lado un cementerio de pobres y un hospital.






(1) - Uno de los muchos capítulos apasionantes de la Historia Postal es el que hace referencia a la Sanidad y en concreto a la desinfección de la correspondencia. De cómo el horror a las pestes condujo en 1723 a tomar medidas para intentar que evitaran su propagación. Una de ellas fue la desinfección de la correspondencia establecida por vez primera en España. 

Ante la peste que se desata en Marsella en 1720, en el Principado de Cataluña se promulgaron una serie de Órdenes y Providencias generales que regularon de manera pormenorizada todo cuanto se entendía entonces podía afectar a la sanidad pública. 

Es la primera vez que en España se ordena desinfectar la correspondencia mandando: “Que los Correos y extraordinarios que vinieren de Francia ó Italia, sino traxeren testimonios auténticos de haver hecho su carrera por camino remoto de Marsella, ó sus cercanías, o padecieren la menor sospecha de haver entrado o podido entrar ern las cercanías de Marsella se le obligasse a hazer Cuarentena, y recogiendo las cartas que traxeren, se echasen al vinagre y se sahumasen, y hecha esta diligencia, entregarse a otro Correo que esté en España, y las introduzca en ella, y se le de testimonio de esto para que en el camino en ninguna parte se le ponga embarazo”. 

También se mandó que: “además de los devidos perfumes, y baños de vinagre, ordenados dar a dichos pliegos y cartas, se agujeren y se traspasen por en medio con un punzón de hierro capaz para que de esta manera, sin lesión notable de la escritura pueda mejor el vinagre penetrarlas por la parte de adentro”.




El palau renaixentista de la família Ferran.






El "Palacio de Comunicaciones", reunía en un solo edificio Correos y Telégrafos. En el mismo espacio estaba la vivienda del jefe de Correos y su homólogo el jefe de Telégrafos, ambos eran vecinos.





La torre del Palacio de Correos es un mirador impresionante con excelentes vistas de la ciudad, el puerto...





La capilla que se encuentra en una sala dentro del edificio de Correos.


 
Una ruta gratuita totalmente recomendable. Para inscribirse hay que permanecer vigilantes a la publicación de las fechas en su página de Facebook. Estar muy atentos porque las plazas disponibles para reservar son limitadas y se agotan enseguida. 

52ª Passejada per la Barcelona Postal
Por otra parte, Hermes (el mensajero de los dioses) está muy relacionado con Correos y las Telecomunicaciones, hoy podría decirse que es el patrón de Internet. Pero, esta es otra historia que nos traerá alguna sorpresa que espero compartir con tod@s vosotr@s más adelante...
 


4 comentarios:

  1. Andrés es un excelente reportaje, tanto fotográfico como de la información que proporcionas. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, gracias. De nuevo, felicitaciones por tu excelente trabajo y las ilustrativas y entretenidas rutas que organizas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy interesante esta ruta. Gracias por la información. Estaré atenta para enterarme de la próxima ruta que organicen. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muito boa reportagem pelo conteúdo do texto e pelas imagens captadas! Você se mostra um bom conhecedor da sua cidade...
    Um beijo

    ResponderEliminar

Amigos, amigas, visitantes y seguidores de APU Barcelona VeoDigital Gracias por las visitas y los comentarios.
Un Cordial Saludo.

Friends, visitors and followers of APU Barcelona VeoDigital.
Thanks for the views and comments.
Regards.