viernes, 26 de octubre de 2018

El arte de las ilusiones: Cosmorama y fantasmagoría en Barcelona



El cosmorama era una atracción popular itinerante, aunque también existían algunos montados en locales estables. Se expandió ya en la época romántica. Imágenes de paisajes, ciudades, monumentos o escenografías fantásticas, batallas... Pequeñas vistas al óleo o la acuarela que se exponían a una cierta distancia vistas través de cristales o visores que deformaban ligeramente la visión. El forzamiento de la perspectiva caracterizaba también las imágenes paisajistas de los cosmoramas. Se dice que fue inventado en París en 1808 por el abad Gazzera. (4).  

1836. Cosmorama Pittorico N. 33

"El Constitucional de enero de 1841, señalaba la llegada a la ciudad de la compañía del señor Teysseire, que exhibía a unos niños obesos en el Cosmorama de la Rambla, número 23. A este local se sumó, en 1843, el Nuevo Cosmorama Histórico, situado en la calle de la Ciudad número 8, donde se representaban templos, edificios y monumentos notables de todos los países, acompañados de textos explicativos de Chateaubriand, Lamartine y otros." (5)


Fantasmagoría: una variante del espectáculo de linterna mágica fue la fantasmagoría. Consistía en las proyecciones de fantasmas y seres diabolicos que buscaban provocar miedo en el espectador. Los fantasmas y demonios eran pintados sobre diapositivas de vidrio. Pero mientras en la Linterna los espectadores se encontraban entre el equipo y la pantalla, en la Fantasmagoría, era la pantalla la que se interponía entre la maquina y el publico. Es a Etien-Gaspar Robert conocido como Robertson a quien se le atribuye la creación de la fantasmagoría. (1)

1849. H. Valentin (Robinson, 1993, p.55)


"En 1798 Nicolas Charni y Francisco Bienvenu proponían fantasmagorías en Madrid, y desde 1810 Mantilla conquistaba al público de la capital con sus «espectros, esqueletos, fantasmas y retratos de personajes célebres».
Francisco Dalmau presentó al público barcelonés en la década de los años cuarenta del siglo XIX los espectáculos de linterna mágica. Francisco Dalmau abrió su primer establecimiento de óptica en la calle Ciudad número 8 de Barcelona en 1839. Durante  el  mes  de  mayo  y  junio  de  1845,  Dalmau  anunció  funciones  extraordinarias  de fantasmagoría  en  la  que  podían  verse  entre  otras  escenas  de  la  ópera  de Roberto  el  diablo como  el llamamiento a los muertos o el aria de Bertram"(2)
DIVERSION PUBLICA.
Funciones de óptica en el establecimiento del Sr. Dalmau, • calle de la Ciudad. —Espectáculo de cosmorama, fantasmagoría, poliorama, apariciones, metamór-fosis, escenas fantásticas, cuadros de magia, etc. Estas funciones empezaran hoy ä las cinco y media de la tarde, y su duracion será de una hora y media cada una poco mas ó menos, hasta las diez de la noche. El órden de dichas funciones será el mismo del ario pasado con variedad de vistas , figuras, paisages y otros objetos nuevos agradables y sorprendentes que no es fácil enumerar y que no duda el director serán bien recibidos del público. —Entrada de banco, 1 real y medio. Id. de silla, 2 reales. (3)



En 1896, comenzó a correr la anécdota sobre los saltos que daban en sus sillas los espectadores que vieron la primera proyección de los hermanos Lumière.

El primer cartel, realizado en 1896, para promocionar el cine

1. (Historia y Curiosidades de la Magia, Ilusionismo, y Artes Anexas )
2. (Cèlia Cuenca Corcóles, Magic Lantern in Barcelona: The Phantasmagoria Shows of the Optician Francesc Dalmau (1844-1848) 
3. (Diario de Barcelona. Año 1846, no. 305 -1 nov. 1846-)
4. (Wikipedia)
5. (Xavier Theros, El País)