jueves, 22 de julio de 2010

Abandonar las raices.


Un sector muy importante para nuestra alimentación es la agricultura.

La calidad de los productos ecológicos es indiscutible, España es el país con mayor superficie destinada a estos cultivos de la Unión Europea, sin embargo, la mayor parte sale exportada al resto de Europa.

Se espera que este modelo de cultivo respetuoso con el medio ambiente siga en expansión. La mayor incertidumbre está en saber si los pequeños agricultores podrán aguantar el emvite de las grandes multinacionales.


El paso de la agricultura tradicional a la transformación transgénica.

Según algunos informes científicos, cuando introducimos genes de insectos o bacterias en una semilla, estamos creando seres vivos que nunca hubiera alumbrado la naturaleza una mezcla de modifica lo natural para trasformarlo en cultivos controlados genéticamente.

Los científicos hablan de las ventajas de nuevas variedades resistentes a plagas y enfermedades. Sin embargo, otros discrepan sobre este gran experimento biológico y advierten puede afectar a la biodiversidad y, a largo plazo, a la salud de las personas porque consumimos los productos de nuestros campos o indirectamente por otras vías en la cadena de alimentación.

Queramos o no, comemos transgénicos. Al menos, de forma indirecta, porque la práctica totalidad de los piensos compuestos son transgénicos, y estos piensos son el alimento de casi el cien por cien de los animales que se crían para nuestra alimentación en las granjas intensivas.

La ingeniería genética avanza imparable, al mismo tiempo crece uno de los mayores recelos sobre la propiedad de las semillas. El producto primigenio ya no está en manos de los agricultores, las simientes están patentadas y pertenecen a las multinacionales. Hablamos de las 10 compañías más grandes del mundo controlando la mitad del mercado mundial de semillas comerciales.

8 comentarios:

  1. buena la foto y complemento para el post con los guantes tirados en el suelo y lo otro...no se como llamarlo porque soy de ciudad y no he visto un arado en mi vida.saludos

    ResponderEliminar
  2. Cuando yo era pequeña, las simientes se cojian de los productos que salian de la tierra el año anterior y se solian seleccionar del mejor producto, hoy dia eso creo que ya no es asi...todo se compra.

    Muy buena entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Wifi.
    Es normal que desconozcas el nombre... hay gente que no sabe si lo que compra en el super o la frutería se coge del árbol o de la tierra, je,je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mª Ángeles y José.
    Recuerdo el experimento que hacíamos en el colegio, poner una semilla en un vaso con algodón, agua y esperar a ver crecer la planta. En estos tiempos parece hasta raro ver crecer una semilla natural guardada de una, judia, lenteja, limón.... En Noruega hay una Bóveda con más de cinco millones de muestras semilleras de todo el mundo. El mercado está controlado por diez multinacionales esperemos que nunca tengan acceso a ese banco de semillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así me gusta, que continuemos con fotos campestres, son un respiro en nuestras vidas de urbanitas, además el color verde es refrescante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Apu
    Soy capataz agrícola, aunque no ejerzo como tal, y he trabajado para una empresa multinacional, en la que se basaba la clonación y la modificación genética para producir variedades resistentes a gusanos específicos del maíz, y resistencias genéticas a ciertos hongos. Aunque no nos demos cuenta, poco a poco han ido adaptando estas especies al medio e incluso a nosotros sin darnos cuenta de ello.
    A veces me da miedo pensar lo que comemos...
    Un saludo, Apu

    ResponderEliminar
  7. Hola José Antonio.
    La foto refrescante y el lugar más... por la noche mantita. A diez metros de donde se encuentra el agricultor pasaba un río. Eso es una maravilla para los que soportamos el calor humedo y sofocante de la costa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Javier.

    Viajando se puede ver al pasar por el desierto de los Monegros (Aragón) la Transformación del desierto en regadío para el cultivos de maiz.

    Dicen que es para hacer biodiesel.
    Lo que no he oído por ninguna parte si es transgénico.

    Según datos oficiales, el maíz Bt, que es el único transgénico cuyo cultivo es legal en la UE, ocupa en España 75.148 hectáreas, lo que supone el 68% del total comunitario.

    Espero que los controles sean efectivos... de productos no aptos para el consumo humano, me viene a la memoria desastres lamentables como el aceite de colza.

    un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos, amigas, visitantes y seguidores de APU Barcelona VeoDigital Gracias por las visitas y los comentarios.
Un Cordial Saludo.

Friends, visitors and followers of APU Barcelona VeoDigital.
Thanks for the views and comments.
Regards.