miércoles, 24 de marzo de 2010

No se está mal en este cementerio...

Isil es un pueblo del municipio de Alt Àneu (Pallars Sobirà). Se encuentra situado en el curso del Noguera Pallaresa a 1.160 m de altitud. El 23 de junio, la noche de San Juan, tienen lugar las Fallas de Isil, reconocidas como Fiesta de Interés Nacional. Los falleros descienden con las antorchas en dos hileras desde el Faro formando dos serpientes de fuego.

Después de pasar por la iglesia románica de Sant Joan d'Isil, declarado monumento histórico-artístico en 1951, donde se celebra un ritual, llegan a la plaza central del pueblo, donde los aguarda una gran falla y se bailan danzas tradicionales.


Sobre la historia de este templo, al arrullo de las aguas del Noguera Pallaresa, no se tiene demasiada documentación. Parece claro que no fue ningún monasterio templario, tal como se ha llegado a creer, y que más bien perteneció a la orden benedictina.


Sant Joan d'Isil, se menciona por primera vez en 1095. Es una de las construcciones románicas más notables de la Vall d'Àneu, consta de tres naves con un ábside y tres absidiolos decorados con arcadas. La fachada sur está ornamentada con un friso formado por arcadas con símbolos humanos y zoomorfos. Hay dos bajorrelieves que simbolizan Adán y Eva antes y después de cometer el pecado original. Un gran aguacero en 1937 destruyó parte del muro septentrional del edificio y el agua revienta el muro meridional llevándose parte del cementerio aguas abajo.

Con planta basilical de tres naves, la central más ancha y con bóveda de cañón, coronadas por un ábside y dos absidiolos decorados, en el exterior, con un friso de dobles arquerías ciegas con lesenas. El ábside central presenta tres ventanas de doble derrame, mientras que los absidiolos sólo tienen uno en el centro. Sobre el muro donde descansan los ábsides se abrió un ojo de buey.


Todos los muros exteriores son sencillos menos el de mediodía donde está la portada que se ha datado de finales del siglo XII. Corona la pared un friso de arcos. Las cuatro esquinas bajo el tejado están rematadas con unos torrellons sostenidos por ménsulas. La portada consta de tres arquivoltas de medio punto en gradación que descansan sobre columnas lisas con capiteles esculpidos con rostros humanos y animales.


Entre el portal y el ábside se abren dos ventanas, de estilo gótico, geminadas y de arco apuntado, y con Manella y tracería de trifolio, del siglo XIV. En la fachada de poniente hay un pequeño campanario de espadaña. La omnipresencia de la muerte en el pequeño recinto mortuorio, sin pretensiones, tiene un encanto fascinador, qué lindo, qué humilde, qué inmemorial. Una palabra se repite en las lapidas de las tumbas más antiguas todas enraizadas en la tierra; “regrets” (regret; pena, lamento, sentir, arrepentimiento, echar de menos, extrañar) una inscripción para el reposo eterno, por los seres perdidos un epitafio (que no despedida de los antepasados), una palabra escrita en mármol hierro y piedra: un recuerdo de vida eterna.


Quizás es el silencio, olor de la alta montaña, el arrullo del rio, el canto de los pájaros y la brisa que azota las alturas, o quizás son entre todos esos encantos los que hacen de este lugar un tranquilo y bonito sitio para reposar por la eternidad.



El cementerio es testigo del tiempo que no existe y que los muertos aún cantan, bailan y hablan por eso no hay candados ni cerraduras una cuerda para asegurar la puerta del viento no impide entrar ni salir.


¡No se está mal en este cementerio!


9 comentarios:

  1. Desde luego que viendo el lugar en tus fotos ,dan ganas de pasar la eternidad en ese lugar.

    Un lugar precioso y una entrada muy bien documentada.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. La foto es del año pasado? es que veo muy verdes los arboles, el lugar es precioso, la verdad es que los cementerios de los pueblos pequeños tienen un encanto muy especial y son caldo de cultivo de relatos de miedo....

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mª Angeles y Jose.
    Esa zona tiene mayor ajetreo en invierno al estar bastante cerca de las estaciones de esqui, muchos se alojan por los pueblos cercanos. En este lugar se celebran "las fallas", coincidiendo con la noche de San Juan, es la bajada desde la montaña de antorchas en llamas. En esas fechas la cosa ya cambia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola José Antonio.
    Siempre está verde menos en Invierno cuando queda cubierto el blanco de la nieve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En la montaña, con un riachuelo, vamos, si hasta da ganas s de acampar.Muy buenas fotos y buen post.
    Besos:-)

    ResponderEliminar
  6. Sin dudarlo frente al río, en ese prado de flores hay un rincón perfecto para gozar de la tranquilidad y la naturaleza...no hay mejores vecinos que los que no hacen ruido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ha sido un placer conocerla iglesia de este pueblo de la mano de tu blog y de tus fotos.

    Siempre me llaman la atención los cementerios de los pueblos, no sé por qué...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Javier.
    Es una satisfacción dar a conocer estos lugares y que haya lectores que les guste.
    Gracias por la visita y el coemntario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Bonitos comentarios y fotos. Un saludo

    ResponderEliminar

Amigos, amigas, visitantes y seguidores de APU Barcelona VeoDigital Gracias por las visitas y los comentarios.
Un Cordial Saludo.

Friends, visitors and followers of APU Barcelona VeoDigital.
Thanks for the views and comments.
Regards.