sábado, 29 de junio de 2013

Diagonal Mar - Camp de la Bota. Modernidad y recuerdo.


Hace unos días leyendo el post de Neus (La meva Barcelona) acerca de una ruta guiada por El Fossar de la Pedrera, conducida por Nick Lloyd, me vino a la memoria que tenía pendiente escribir un post de la zona denominada Área Fórum de Barcelona, allí donde la gran ciudad encuentra su última playa urbana. 

Un poco de historia.
Este lugar a un lado eran tierras de Sant Martí de Provençals, villa independiente de Barcelona, y al otro costado de orilla a orilla del río Besós,estaba Sant Adrià, la última frontera, el lugar era poco muy poco transitado. Con la implantación del ferrocarril en el año 1848 de Barcelona a Mataró se reforzó el aislamiento al que se vio sometido el territorio comprendido entre, el mar, el río Besós y las propias vías del tren.

Durante la  denominada  guerra  de  la Independencia, los soldados franceses habían ubicado un campo de tiro. En francés, a un pequeño montículo se le lama «butte» y de ahí viene el nombre de Campo de la Bota. Para  vigilar  la costa construyeron  en  la  zona  de los «parapetos de tiro» una pequeña cubierta.


En el año 1858 se construye por orden de Juan Zapatero un militar, nacido en Ceuta, para entrenar al ejército el Castell de les 4 Torres que sería la Escuela Práctica de Artillería.
A principios del siglo XX queda en desuso, originándose a su alrededor el barrio de chabolas del Parapeto (el Parapet). Durante la declaración de guerra contra Estados Unidos del año 1898, estos campos de tiro sirvieron para preparar a los soldados catalanes enviados a Cuba o a las Filipinas.


Al otro lado de la Riera d’Horta, en su margen derecho, se implanta a partir de 1870 el denominado barrio de Pekín. Algunas fuentes dicen que el nombre procede de famílias orientales que habian emigrado de las Filipines el 1870. 

Según parece, el barrio se formo a mediados del siglo XIX por unos inmigrantes chinos. Estos, después de pasar por la isla de Cuba sin fortuna volvieron a embarcar para recalar en la costa de Barcelona, en esta playa establecieron las primeras barracas con los restos del barco (fuente).

El Camp de la Bota. Condenados a muerte y barraquistas.
A partir de 1931 las chabolas de Pekín y Parapet constituyen una unidad que en 1963 alcanza a casi 3.500 chabolistas distribuidos en unas 670 chabolas; El Camp de la Bota, barrio marginal sembrado de  barracas.


En la actualidad, un elemento que encontramos en el lugar donde se levantaba el castillo nos recuerda el pasado más siniestro y oscuro de esta parte del territorio. La imponente estructura se eleva en el lugar que se utilizaba para el fusilamiento de personas. El monumento, se alza al cielo en mitad de una plaza dura. Cuando te colocas frente a ella para leer la placa que se encuentra a sus pies, un escalofrio te recorre el cuerpo… al alzar la vista un enorme tubo, que recuerda el cañon de una escopeta, parece apuntarte. En la plaza no queda el menor rastro de la playa ni de la arena que cambiaba de color por la sangre derramada. La arena y su playa ha desaparecido por completo bajo el nuevo suelo de la ciudad del diseño.


Los cuerpos sin vida de los fusilados eran depositados en cajas de plátanos y cargados en un camión todos amontonados, para acto seguido, trasladarlos al Fossar de la Pedrera del Cementerio de Montjuïc de Barcelona. Allí hay unas columnas de piedra con muchos nombres, por año de fallecimiento y en orden alfabético.

Años atrás con la urbanización para albergar el Fòrum de les Cultures de Barcelona todo un barrio marginal de chabolas fue demolido. El Camp de la Bota, suburbio de marginación y pobreza ya no existe.

Del Camp de la Bota, la represión y el sufrimiento de lo ocurrido en este lugar hoy, pocas personas conocen de la existencia del monumento y pocos imaginan lo sucedido allí. Las obras del Fòrum de les Cultures 2004 cambiaron para siempre el paisaje y en su lugar queda un monumento arrinconado entre grandes rascacielos y edificios de diseño, único testigo de la terrible historia sobre unos hechos que sucedieron en un mundo que nunca debió existir. 

Dicen que el pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla. Es importante no olvidar para que los hechos no se repitan.

En la actualidad en la zona se hospedan nuevos vecinos y viajeros llegados en vuelos a Barcelona desde todos los rincones del mundo. Hoy, encontramos un nuevo barrio con viviendas, oficinas, museos, espacios para conciertos y eventos, una piscina pública de agua de mar, hoteles de lujo, un gran centro comercial y un espacioso parque de diseño con grandes lagos y zonas verdes. Como curiosidad unos toboganes gigantes que ubicados en “la Montaña Mágica” en Parque Diagonal Mar.Este parque inaugurado en 2002 a partir de una idea del arquitecto Enric Miralles y Benedetta Tagliabue, se basa en las etapas de la vida del hombre; infancia, adolescencia y la edad adulta. 


De aquellos barrios obreros y marginales todavía en la actualidad queda constancia. En cambio de las viejas industrias y los grandes descampados sin edificar cada vez queda menos. Se han salvado muestras de la arquitectura industrial, algunas grandes chimeneas que nos recuerdan su pasado industrial y obrero. 

En 1859 los hermanos Ignasi y Casimir Girona deciden crear una gran fundición. Pertenecían a una de las familias más relevantes de la sociedad catalana de su siglo, su hermano Manuel sería alcalde de la ciudad en 1876 y fundador del primer banco privado en 1844, el Banco de Barcelona.



A partir de la adquisición en 1862 de una ya existente, la familia Girona establece la Fundición de la Mare del Remei al final de la calle Taulat del Poblenou, pero popularmente ya se le conocería para siempre como "Can Girona" (más tarde Macosa). 

El año 1881 es proyectada la emblemática Torre de les Aigües. Un vestigio del pasado que ha llegado hasta nuestro días. La Torre es obra del arquitecto Pere Falqués i Urpí (Sant Andreu de Palomar, 1850-Barcelona, 1916). La Compañía General Anónima de Aguas de Barcelona, Ladera Derecha del Besòs, dirigida por Xavier Camps, la construyó en dos años, entre 1881 y 1882. 



El examen, realizado por el laboratorio del doctorJosep Canudas i Salada, presidente del Colegio Farmacéuticos de Barcelona, sobre la calidad de las aguas dictamino  que;

 "El agua que hemos analizado en los terrenos de su propiedad por la Compañia Anónima de Aguas de Barcelona, ladera derecha del Besós, es eminentemente potable, pues está mineralizada por el carbonato de cal, disuelto á beneficio del ácido carbónico, es fresca, puesto que tiene 10,5º de temperatura;limpia y de sabor agradable"

Los trabajos de captación y las pruebas de calidad realizadas en diferentes niveles de profundidad van propiciar la conclusión de que el agua era abundante y de gran calidad. 



Sin embargo, a pesar de que  la Compañía había realizado un minucioso estudio sobre la calidad del agua, la proximidad del mar y el efecto de succión ejercido por las bombas especialmente en los periodos de sequia propiciaron un elevado índice de salinidad tras comprobar que no servía para explotarla para el suministro de agua potable, ya que el agua que proporcionaba tenía gusto salado porque el agua del Besòs se mezclaba por causa de filtraciones con la del mar.


El fracaso de la empresa afecto mucho a su principal inversor el director gerente Xavier Camps i Puigmartí, de hecho se dice que su muerte el 12 de febrero de 1890 no fue ajena a este hecho que nunca se ha acabado de aclarar: el posible suicidio de Xavier Camps, el empresario que la construyó, tirándose al vacío al quedarse en la ruina. 


Tiempo después, dos artistas, Ramon Calsina i Baró y Josep Maria Subirachs, la convertirían en un símbolo del Poblenou, un símbolo muy vigente en nuestros días. En breve, tras su restauración,  habrá que subir 303 escalones para acceder a lo que será uno de los miradores más impresionantes de Barcelona; la torre de las Aguas del Besòs. 

 
A solo unos metros de la Torre de les Aigües del Besòs, un busto recuerda a Ramon Calsina en la plaza que lleva su nombre desde el 2001. La Torre con su estructura de 63 metros de altura y 12 de diámetro es uno de los mejores vestigios del pasado industrial de la zona, el último testimonio superviviente de la antigua metalúrgica Macosa que aparece en numerosos cuadros de este prolífico artista.

Enlace ralacionado; Altres Barcelones: Els afusellaments del Camp de la Bota.

9 comentarios:

  1. No sólo hemos de recordar, sino tener presente la historia, nos permite reconstruir lo ocurrido para no repetir los mismos errores.

    Si Cataluña fue considerada entonces por su dinamismo la “locomotora de España”, del Poblenou se dijo que era “la Manchester catalana”. La disponibilidad de terrenos y agua y la relativa proximidad a Barcelona facilitaron que, desde principios del XIX, se instalasen aquí muchas fábricas. Del posible suicidio de Xavier Camps nunca se ha acabado de aclarar del todo. SaluTe

    ResponderEliminar
  2. Hoy precisamente hemos pasado por el monumento en recuerdo a la gente fusilada en el actual emplazamiento del Fòrum. La de rincones en Barcelona donde se han vivido situaciones trágicas.

    Sobre lo de la torre del agua (que nunca ejerció como tal por la salinidad de las aguas) también lo hemos comentado. Sí parece ser que el inversor se tiro desde lo más alto de la torre.

    Buen post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estamos conectados! Justo la ruta de Alba ha pasado por estos lugares que comentas. Me ha puesto los pelos de punta la manera que has explicado partes de nuestra historia.
    Gracias por nombrarme.
    Un saludo y buenas vacances!

    ResponderEliminar
  4. Nunca me acostaré sin saber una cosa más.

    Gran Post Amigo!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante todo lo que explicas en esta entrada. ¡Buen trabajo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Genial esta entrada. Para mí me parece apasionante este tipo de historias, de las que tenemos que aprender, y que están detrás de los lugares que podemos conocer y visitar. Gracias por compartirlo y explicarlo tan bien!

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, lo primero que se me vino a la mente al leer "Campo de la bota" fué recordar que era utilizado para los fusilamientos en le pasado, afortunadamente el lugar se ha redimido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola a tod@s.
    He estado unos días "ausente" y no hay nada mejor como volver y encontrar vuestros apreciados comentarios como muestra del paso por mi humilde blog. Muchas Gracias!! Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos, amigas, visitantes y seguidores de APU Barcelona VeoDigital Gracias por las visitas y los comentarios.
Un Cordial Saludo.

Friends, visitors and followers of APU Barcelona VeoDigital.
Thanks for the views and comments.
Regards.